HISTORIA

La referencia más antigua a la procesión se encuentra en un fuero del gremio de los descargadores del año 1291. De este documento se desprende que los oficios y gremios tenían la obligación de participar en la procesión. Seguramente existía ya antes de 1291 una presentación de la Santísima Sangre en la capilla de la plaza del Burg y es probable que de esta costumbre nació la procesión. 

A partir del 1303 se hablaba de la procesión de la Santísima Sangre que rondaba los muros de la ciudad. Dado que la reliquia era propiedad de la ciudad, la procesión se convirtió en un acontecimiento oficial y civil en el que participaban jinetes, representantes de oficios y gremios, tiradores, los magistrados de la ciudad y evidentemente el clero desfilando con la reliquia en toda su pompa y esplendor.

A partir del 1310 las autoridades de la ciudad de Brujas decidieron hacer coincidir las fiestas relacionadas con la Santísima Sangre con la procesión (3 de mayo) y las celebraciones que tenían lugar cada quince días con la feria anual (la feria de mayo del 23 de abril hasta el 22 de mayo). De esta manera, y también a través de los mensajeros que recorrían Flandes, la afluencia de público y la devoción por la Santísima Sangre crecía.

En los siglos 15 y 16 empezaron a aparecer en la procesión, a parte de las escenas bíblicas (juegos de misterio) también escenas profanas con gigantes (la leyenda del corcel Bayard y los cuatro niños Aymón) así como las cámaras retóricas.
A causa de los problemas religiosos (1578) se consideró más seguro no llevar la reliquia fuera de los muros de la ciudad y la procesión se llevaba a cabo por primera vez “intra muros”.

Entre 1578 y 1584 Brujas tuvo un gobierno calvinista. Se suspendió la procesión y se guardó la reliquia. En tiempos de la contra-reforma (siglo 17) y también en el siglo 18, la procesión tuvo de nuevo su carácter religioso. 

Carruajes ostentosos con todo tipo de símbolos y retratos dan a la procesión un carácter triunfal. Durante la primacía francesa se volvió a interrumpir la procesión de la Santísima Sangre (1796-1819) y se guardó la reliquia en un lugar seguro. En el siglo 19 la procesión era formada por siete parroquias de la ciudad con varias hermandades, congregaciones y escuelas.

En el siglo 20 se realizaron modificaciones diversas de mayor o menor envergadura en relación con su contenido y presentación.

La procesión actual se concibió en el estilo que se remonta al Siglo de Oro de Brujas (siglo 15). En aquella época, Brujas era uno de los puertos más importantes al norte de los Alpes, así como un mercado importante en la ciudad residencial de los Duques de Borgoña. En estos tiempos se realizaron varias obras de arte importantes (e.o. los Primitivos de Flandes).