EL VIEJO TESTAMENTO

Los antiguos mitos nos cuentan cosas esenciales de la vida del ser humano.

El paraíso, la expulsión y el Fraternicidio: Dios confía la creación al hombre para que éste la cuide y la conserve, al servicio del Creador. El hombre da nombres a todos los seres que le rodean: así se convierte en cocreador de Dios. Pero el hombre es bueno y malo a la vez. El mayor pecado es la soberbia, que da lugar a la envidia y enfrentamiento. Dado que el mal está arraigado en el hombre, seguirá buscando la felicidad, paz y el sentido de su existencia de por vida: el hombre en busca del paraíso perdido.

El hombre errante: Dios invita a Abraham a que salga de su entorno conocido y a que vaya a un país extraño pero mejor, para volver a empezar su vida. Abraham se deja guiar por Dios y de esta manera se convierte en el prototipo del hombre creyente que confía en Dios: la Biblia denomina esta relación mutua el “compromiso de Dios con su pueblo”.

L hombre rechazado deviene salvador – una historia simbólica.

José, el preferido de su padre Jacobo, es vendido por sus dos hermanos: desde que existe la humanidad, los hombres persiguen a sus “hermanos” y no dudan en matarlo. José, quien ha llegado a ser el asesor del faraón, será el salvador de sus hermanos quienes han puesto rumbo a Egipto, empujados por el hambre. Por ello José es el precursor de Jesucristo al ser el rechazado quien trae una nueva vida a las personas.

Alo largo de toda la historia, se han levantado los profetaspara recordarnos la misión fundamental de nuestra vida: respeto a la vida, justicia, confianza en Dios.