LA CAPILLA SUPERIOR

La capilla superior gótica data de finales del siglo 15. Sólo los tres arcos por los que se accede a la capilla lateral de la Santa Cruz son restos de la capilla superior original románica. Las vidrieras en el coro datan del 1845 y representan en orden cronológico los príncipes que reinaros sobre el condado de Flandes desde Felipe el Bravo, duque de Borgoña (1342-1404) hasta Maria Theresia, emperatriz de Austria (1717-1780). 

En ambas partes del altar principal se divisan distintivas que caracterizan a una basílica: el tintinnabulum o campanilla en un marco adornado y el conopeum o toldo solar bajado hasta la mitad en seda amarilla y roja. El púlpito original es obra del escultor Hendrik Pulinckx de 1728 y tiene forma de globo: la palabra de Dios, proclamada desde el púlpito tendrá que alcanzar el mundo entero.

La gran pintura mural detrás del altar principal neogótico se realizó en 1905. La parte superior representa el misterio de la Cruz, donde Cristo derramó su sangre

En el fondo se ve a la izquierda Belén, el lugar donde nació y a la derecha Jerusalén, donde murió. La escena inferior muestra como Teodorico de Alsacia recibe la reliquia de la Santísima Sangre de manos del Patriarca de Jerusalén y como, una vez llegado a Brujas y con la condesa Sibila a su lado, encomienda la reliquia al capellán 

El pequeño altar en medio del coro, está adornado con una estatua en relieve de alabastro que representa la Última Cena y que data de principios del siglo 17. Entre el coro y la nave hay un banco de comunión de roble (siglo 17) adornado con follaje y bustos esculpidos de santos.

El altar en mármol blanco (1751) en la capilla de la Santa Cruz es obra de Laurent Delvaux. Los dos Ángeles arrodillados son de Pieter Pepers y el tabernáculo de plata del orfebre Ryelandt.
Al lado derecho del altar se encuentra un lienzo que representa la bajada de la Cruz (1649) atribuido a Jacob van Oost e inspirado por Caravaggio.